Sin dejar de reconocer el valor que tiene la perseverancia y el slogan de “nunca rendirse y siempre enfrentar los obstáculos”, la ventaja que tiene vivir un fracaso es que nos guía hacia actividades más satisfactorias y nos ayuda a pulir ese camino hacia el éxito. El fracaso juega un papel fundamental en el proceso social de aprendizaje de los mercados competitivos.  Negarnos el derecho a fracasar nos quita la oportunidad de aprender y decidir donde se deben asignar los recursos. Este podcast también habla de la importancia de que los hijos aprendan a manejar el fracaso como una oportunidad de libertad y de creatividad